Hace unas semanas puse rumbo al volcán Asahidake, la montaña más alta de Hokkaido, englobado en las montañas Taisetsu, que en lenguaje de los Ainus, los aborígenes de la isla japonesa, significa “El Patio de recreo de los Dioses”. El destino de esquí donde se encuentra “la mejor nieve del mundo”, abundante y ligera como la seda, pero sobre todo con parajes naturales de una belleza extrema. Por eso se encuentra dentro del parque nacional de Daisetsuzan (“Grandes montañas nevadas”), un auténtico patio de recreo para los amantes del senderismo y la naturaleza.

El Parque Nacional Daisetsuzan es el más grande de Japón. Se extiende 2.300 kilómetros cuadrados en el centro de Hokkaido y abarca una extensa área de bosques alpinos, lagos, ríos y montañas. Alberga una naturaleza excepcional, casi virgen y sin apenas visitantes. La vida salvaje incluye al majestuoso oso pardo, símbolo de Hokkaido, al ciervo yezo sika, al zorro rojo ezo y la pica japonesa, un roedor considerado fósil viviente, muy parecido al popular dibujo de la serie infantil Pokémon, Pikachu.

SEGUIR LEYENDO