Cinco amigos, un fin de semana de surf y un coche para viajar y disfrutarlo.

Lo primero que llama la atención  del Subaru XV  es el diseño, la línea aerodinámica que le diferencia de otros SUV, más voluminosos. Aunque si le soy sincero lo primero que me llamo la atención fue el naranja brillante de la unidad que yo probé, la casa lo ofrece en 9 colores, pero el naranja es total. Primero lo odias y luego lo amas. Yo ahora me compraría uno naranja.

Y lo segundo es el gran espacio del maletero: cabe todo el equipo de buceo y esquí juntos y sobra espació para poner el perro con su manta y que vaya cómodo. La capacidad es 310 litros y 765 litros con los respaldos abatidos, eso con una rueda de repuesto normal, con una de urgencia se ganan más litros.

Una vez cargado el coche, el habitáculo cobra protagonismo. Es inmenso, con asientos de cuero deportivos realzados por una costura naranja. A uno le parece estar al mando de una nave espacial: volante multimedia, doble pantalla y un detalle que a mí me encantó, una gran visibilidad del entorno. Mi coche es un viejo Peugeot 307 SW con techo de cristal, lo que me aporta mucha luminosidad y visibilidad, por lo que cada vez que conduzco otro vehículo me siento algo claustrofóbico. No me paso con el Subaru XV que dispone de una cabina espaciosa y luminosa. Solo tengo un “pero”: el diseño de los asientos traseros obliga a que uno de los 5 pasajeros sea delgadito y se siente en el medio, ahora, los otros dos van de lujo.

La conducción es otro punto a destacar. El Subaru XV es suave, estable y potente en carretera. Gracias a su sistema de cambio automático Lineartronic que consigue que el coche vaya siempre a las revoluciones precisas según la velocidad y que responda cuando se acelera sin dar tirones. Lo cierto es que a uno le da la sensación de viajar en una berlina deportiva y no en un SUV. Según la casa Subaru en este modelo ha aumentado 1.7 veces la rigidez de la plataforma modular (torsión, flexión puntos de apoyo de la suspensión) lo que facilita una conducción suave con un nivel de ruido y vibraciones muy bajo. Cerca de San Sebastián, circulando por la AP-8 sufrimos rachas de viento lateral fuerte, pero el coche respondió muy bien con estabilidad y pequeñas correcciones de volante.

Por si no fuera suficiente sensación de seguridad por la maniobrabilidad, estabilidad y bajo nivel de vibraciones en carretera del XV, el coche incorpora el sistema Eyesight: dos cámaras HD estereoscópicas con sensores CMOS montadas a ambos lados del espejo retrovisor. Básicamente son dos sensores que detectan y reconocen objetos y circunstancias en el tráfico y avisan al conductor. Como otros automóviles, sus luces de freno, peatones, ciclistas. En el viaje a Zarautz era común el chivato de invasión de carril o  arcén si se acercaba mucho a la línea de separación. El sistema no solo avisa, también toma medidas si el conductor no corrige la conducción y el impacto es inminente. Y aquí no acaba todas las medidas de seguridad del XV, la plataforma está construida con más porcentaje de acero Ultra y de Alta resistencia por lo que la absorción de fuerzas en choque es 1,4 veces mayor que la versión antigua. Y en caso de choque frontal se dispersa la energía de forma más suave con tres largueros longitudinales en la superficie del chasis. Es un vehículo en el que se viaja muy tranquilo. Además de los ocupantes del vehículo, ciclistas, peatones, y otros conductores, el XV protege el medioambiente dispone de una gama de motores de gasolina (4 cilindros bóxer) con la normativa de emisiones Euro6C con sistema Auto Stop-Start, por el que el coche apaga el motor cuando se para y lo enciende automáticamente reduciendo consumo y por lo tanto emisiones.

Otro detalle que me gustó fue el volante multifunción con el que se tiene acceso a toda la información tanto del panel de control como de las pantallas que dan información de navegación o situación y circunstancias del vehículo. Especialmente el sistema de velocidad de crucero, muy fácil de utilizar y gestionar desde el volante, e imprescindible para descansar las piernas, sobre todo en viajes largos después de una buena paliza sobre la bicicleta o los esquíes.

Recientemente he realizado una ruta por la Sierra de Gredos con un mercedes clase A aprovechando el concierto Músicos en la Naturaleza patrocinado por Ternua  y le metimos tremendo lijado en los bajos al coche en uno de los aparcamientos habilitados (entiéndase campo privado) por lo que mentalmente apunté volver al concierto con el Subaru XV y su fantástica altura. Un punto que durante la prueba no valoré, la altura libre al suelo de 221 mm que le hace ser un coche fiable fuera del asfalto.

Y por ultimo hay que destacar las barras de aluminio en el techo, que según Subaru ofrecen un 15% más de espacio, perfectas para llevar tablas, esquíes o cofres de techo.

La conclusión es que este coche satisface perfectamente las expectativas para uso outdoor que tiene un usuario medio como yo. Un usuario que regularmente practique alguna actividad al aire libre, tenga que acceder por pistas a alguna cala o inicio de ruta, que necesite espacio para toda la equipación y que aprecie la conducción suave por autopista en viajes largos. Yo sin duda me lo compraría.

Ficha técnica

  • Longitud 4.465 mm
  • Anchura: 1.800 mm
  • Anchura del portón trasero: 1.039 mm
  • Capacidad de maletero. 310 L/765 L (con asientos abatidos)
  • Sistema de tracción permanente Symmetrical AWD para circulación en carretera o fuera de pista.
  • Sistema Rear Vehicle Detection, para detectar vehículos en ángulos muertos
  • Sistema Active Torque Vectoring para virar mejor.
  • Motor: gasolina, 4 cilindros bóxer, 1,6 y 2.0 litros (114 y 154 CV de potencia), normativa de emisiones Euro6C.
  • Tecnología: 2 pantallas Harman/Kardon conectividad con móvil (APP Starlink) compatible con Apple Car Play®  y Android Auto®
  • Distancia recorrida: 986 Km (Madrid-Zarauz-Madrid)
  • Gasolina consumida: depósito y medio, más o menos (63 litros de capacidad)
  • Número de personas que admiraron el coche: centenas
  • Número de personas que preguntaron por el coche: 7