Tengo que confesar que me encanta la equipación: tocarla, probarla o simplemente mirarla. Y no es una cuestión de consumismo, no necesito adquirirla y mucho menos estar a la última como si fuese una víctima de la moda. Es una especie de “fetichismo”. Es ver una equipación y comenzar a imaginarme una aventura. O aprender funcionalidades del equipo y querer ponerlas en práctica «¿Que este smartwacht registra las paladas y marca la ruta y la derrota de una embarcación? ¡Vamos a cruzarnos el estrecho de Gibraltar con un kayak! La equipación es un “MacGuffin”, para mí, que me permite iniciar una historia… solo necesito experimentarla. Si a usted le ocurre lo mismo, le dejo 15 equipos que he probado, o que tengo en la lista por probar, para que los disfrute. Espero que le gusten tanto como a mí.

[1] Polo Malin de Ternua. Una pieza polivalente: senderismo, Trail running, MTB, o para lo que a uno se le ocurra en actividades outdoor. Muy transpirable, absorbe el sudor del cuerpo y lo expulsa, y al estar construida en tejido de secado rápido, costuras planas y ser elástico, ofrece libertad de movimiento y es muy confortable. Además, está tratado con producto antibacteria para evitar el mal olor. Probado, pulgar arriba. P. V. P.: 49,95 €.

Seguir leyendo en El País – Adrenalina