Nada más salir del aeropuerto de Ivalo hay un cartel que reza “Bienvenidos al Norte” y al lado un reno con pelaje blanco. Supongo que lo del reno es pura casualidad y no está puesto por el consejo de turismo de la región Inari, pero le aseguro que la imagen es icónicamente impactante. Estamos a 250 kilómetros al norte del límite del Círculo Polar Ártico.

Lamentándome por no haber tenido reflejos para sacar una foto del reno al lado del cartel, nos dirigimos por carretera a nuestro primer destino, Kiilopää Fell Center, Resort y entrada al parque nacional Urho Kekkonen. Treinta y cinco kilómetros por una carretera recta, poco transitada, que transcurre entre un mar de pinares. A uno le parece que es el sitio perfecto para vivir una aventura sobre una bicicleta de montaña con el sabor de la naturaleza más prístina de Europa.

Leer el resto del artículo en El País